viernes, 12 de septiembre de 2008

Fundamentación pedagógica

La unidad de nutrición escogida como tema general de trabajo (dentro de la que se encuentra el tema alimentación humana) corresponde a un tema significativo para ser enseñado, porque es central en el currículum del nivel en el cual se está planificando (séptimo año de enseñanza básica) [1].
La enseñanza de los contenidos que hacen referencia al estudio del funcionamiento de los organismos complejos como el humano, permite el desarrollo de una conciencia crítica y entrega herramientas para poder abordar los temas de educación para la salud. En particular, el subtema escogido, alimentación sana es de gran relevancia para la enseñanza por diversas razones. En primer lugar, una alimentación apropiada es fundamental para el desarrollo físico y mental de niños y adolescentes. En segundo lugar, los adolescentes son consumidores actuales y futuros, que necesitan información y educación específicas para adquirir patrones alimenticios saludables y perdurables. Y por último, los escolares constituyen un importante vínculo entre la escuela, el hogar y la comunidad. El propósito de la educación en nutrición en la escuela es lograr que los niños adquieran una capacidad crítica para elegir una alimentación saludable en un mundo que cambia rápidamente y en el que se observa una continua diversificación de los alimentos procesados y una pérdida de los estilos de alimentación familiar. Al desarrollar en los escolares hábitos de alimentación saludables, se contribuye a su desarrollo físico, mental y social, y a la prevención de las enfermedades relacionadas con la dieta. En resumen, la nutrición, particularmente lo referido a la alimentación sana, es uno de los grandes temas en ciencias que promueve el autocuidado de la salud de los jóvenes.
El tema de la alimentación en general es muy fácil de conectar con la experiencia y la realidad cotidiana de los estudiantes. Para ellos, que se encuentran en un rango de edad que va desde los 12 a 18 años aproximadamente (que incluye a los del nivel con el que se está trabajando, séptimo básico) es de gran importancia y preocupación el tema de la alimentación. Es un período en que la alimentación comienza a ser parte de su conversación, en especial para las mujeres, porque comienzan a preocuparse por su aspecto físico y comienzan a incorporar a su lenguaje y a sus conversaciones las dietas, la posibilidad de bajar de peso, las tallas y los hábitos alimenticios, entre otras cosas, por lo que este tema presenta una gran posibilidad de ser anclado a situaciones cotidianas que todos los estudiantes viven diariamente. Existen muchas posibilidades de abarcar este tema a partir de las experiencias previas que los estudiantes tienen, lo cual lo hace muy interesante para ser desarrollado como tópico generativo. Por lo tanto, al momento de mencionarles el tema de alimentación sana y dieta equilibrada demuestran un gran interés por conocer sobre este tema. Todo lo mencionado anteriormente genera una gran curiosidad en los estudiantes, desarrollando en ellos una gran motivación respecto al tema, lo que según Ausubel, es central para lograr un aprendizaje significativo [2].
Es fundamental además que este tema sea tratado en un nivel como séptimo básico, porque los estudiantes tienen edades que fluctúan entre 12 y 13 años, por lo que recién están interesándose por estos temas. Esto implica un beneficio, porque la enseñanza de este tema adquiere un carácter preventivo que permite evitar, no sólo enfermedades nutricionales, sino desórdenes alimenticios como la anorexia nerviosa y la bulimia. Para poder afirmar lo anterior me estoy basando no sólo en el conocimiento que tengo de mi disciplina [3], que me permite saber ciertos aspectos del desarrollo del ser humano, entre los que se cuentan el desarrollo físico y psicológico del ser humano, sino también el conocimiento que tengo yo como docente de mis estudiantes y sus características [4], generado a partir de la permanente interacción con ellos dentro y fuera de la sala de clases.
Un punto central a considerar es que éste es un tema sobre el que yo, como docente tengo un gran dominio, lo cual según Schulman [5] es uno de los conocimientos que el docente debe tener a la hora de enseñar. Esto mismo hace que para mí, como profesora de Ciencias, me resulte particularmente interesante y atractiva esta unidad. La nutrición es un tema tremendamente relevante, ya que promover la salud de los adolescentes constituye una tarea fundamental para la sociedad; la educación para la salud facilita la participación activa de los estudiantes en su proceso de aprendizaje, así como el intercambio de información y experiencia. Dicho intercambio genera conocimientos y habilidades que ayudan a transformar las conductas de los adolescentes, de manera que sean favorables para la salud. Por eso, este tema se convierte en un desafío para ser desarrollado de una manera motivadora, atractiva y accesible para los estudiantes de 7° año básico.
El gran acceso a la información científica que los estudiantes tienen fuera de la escuela, así como el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información, hace necesario ampliar las metodologías de enseñanza, poniendo el énfasis especialmente en la necesidad de ofrecer variadas formas de profundización o complementación. Para ello, en mi tabajo como docente debo procurar planificar actividades diversas, dependiendo de los intereses de los estudiantes y de las condiciones o características particulares del establecimiento, teniendo en cuenta la posibilidad de establecer vínculos e interrelaciones con otros campos de la vida de los estudiantes. A pesar que el tema alimentación sana es un tema bien acotado, puede abordarse desde múltiples perspectivas y se puede utilizar una gran variedad de actividades distintas. Dentro de éstas, adquieren gran importancia y significación las actividades que incorporan las nuevas tecnologías, que ayudan a aumentar la comprensión del tema por parte de los estudiantes.
Las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) son medios interactivos con los que no sólo se puede pensar y aprender, sino que son instrumentos que, según Stone [6], “ayudan a crear contextos sociales cooperativos para aprender de modos que antes eran impensables”. Es por esto que la incorporación de las TICs a la práctica educativa no sólo implica el uso de la tecnología, sino también requiere reflexionar sobre el modo como las TICs favorecen y promueven el aprendizaje en los estudiantes. En un contexto educativo, la tecnología informática debe ser vista como una herramienta al servicio del aprendizaje más que como un fin de aprendizaje. Es decir, se trata de aprender con tecnología, más que sobre tecnología. Es por eso, que todas las actividades planificadas han incorporado las TICs en los distintos desempeños que debe desarrollar el estudiante. Se ha tratado de que las tecnologías empleadas no sólo impliquen la búsqueda de información en Internet. Por esto, se pensó en el uso de tecnologías variadas y diversas, como el uso de diferentes programas computacionales, lectura de artículos publicados en Internet, búsqueda de videos en Internet, confección de videos, entre otros.
Por otra parte, el uso de las TICs aumenta el interés por parte de los estudiantes por el tema que deben aprender, ya que al relacionarlo con elementos que le son significativos como el uso del computador, Internet o aparatos electrónicos (que en la actualidad los estudiantes manejan cotidianamente) aumenta la motivación por el aprendizaje. Esto es fundamental según Ausubel para lograr un aprendizaje significativo [7]. Es por esto que es muy importante el aprovechamiento de los recursos tecnológicos y las habilidades que los estudiantes tienen para facilitar el aprendizaje.
Al planificar tres clases distintas se pensó en desarrollar en los alumnos desempeños distintos y diversos, de modo de alcanzar la misma meta general de comprensión, pero considerando la diversidad de alumnos con que el docente se puede encontrar. Es por esta razón, que en un caso se consideró el diseño de un afiche, en otro la confección de un video y en el otro la elaboración de un mapa conceptual, los que corresponden todos a desempeños de integración que se logran a través del desarrollo de diversos desempeños exploratorios y guiados, como lo son la realización de una encuesta, lectura y análisis de artículos y documentos, trabajo con tablas de datos, análisis de video, entre otros. De esta manera, se están representando y adaptando los temas a los diversos intereses y capacidades de los estudiantes. Este hecho representa lo que se denomina el conocimiento pedagógico de la materia, respecto a lo que Shulman plantea que “representa la mezcla entre materia y pedagogía” [8].
Uno de los desempeños que considero particularmente interesante a ser desarrollado por los estudiantes es la elaboración de mapas conceptuales. De acuerdo al modelo de la enseñanza para la comprensión (EpC) se afirma que un estudiante ha comprendido un tema cuando “es capaz de realizar algo tangible con él” [9]. El uso del mapa conceptual, además de servir como organizadores de conocimiento previo y como estrategia de acercamiento a nuevos conceptos, posibilita la adquisición de nuevos conceptos [10]. Los mapas conceptuales pueden potenciar el aprendizaje significativo, ya que ayudan al estudiante a descubrir relaciones entre nuevos conceptos y los ya preexistentes en su estructura cognitiva. Así, el uso de los mapas conceptuales permite la integración del enfoque de la EpC y el aprendizaje significativo [11]. Por lo tanto, creo que uno de los desempeños que demustra comprensión de un tema es la elaboración de mapas conceptuales del mismo. Por esa razón, me interesó de sobremanera que al menos una de las planificaciones incluyera la elaboración de un mapa conceptual. Además, con el uso de distintos programas que se han desarrollado para estos fines se incorpora el uso de las TICs en la construcción del conocimiento.
La alimentación sana es un tema que puede ser fácilmente conectado con otras materias. Por ejemplo, al decir que una mala alimentación puede generar enfermedades como la obesidad o ser consecuencia de enfermedades de índole psicológica (como la anorexia), se pueden hacer conexiones o buscar actividades complementarias con el área de orientación para poder, en conjunto, fomentar el autocuidado. Pueden establecerse relaciones también con el área de matemáticas, al realizar cálculos de aporte calórico y porcentajes de nutrientes, entre otros. Con educación física se puede trabajar en conjunto al hablar de la importancia del ejercicio y la actividad física para tener una buena nutrición. Finalmente, con artes visuales se puede trabajar para que los estudiantes confeccionen el afiche. Es decir, es un tema que permite la conexión con múltiples materias, además de la propia.
Desde el punto de vista cognitivo, las actividades mencionadas anteriormente para desarrollar el tema pueden ser realizadas de manera colaborativa entre varios estudiantes de modo que cada alumno pueda interactuar con sus pares, aumentando así su zona de desarrollo próximo [12]. Trabajar en un grupo de varios estudiantes significa ser integrante activo en él; esto es, actuar en el desarrollo de la actividad, intervenir en la discusión, aportar a su comprensión y al conocimiento de cada tema.
Todo lo mencionado anteriormente se enmarca dentro del EpC, modelo de planificación y organización de actividades educativas, que asume una aproximación constructivista del aprendizaje. Esto implica que el estudiante irá construyendo su conocimiento y será, por lo tanto, protagonista de su propio aprendizaje. Por esta razón, se diseñaron actividades en las que se les dio un mayor protagonismo a los estudiantes, actuando el profesor sólo como un guía en este proceso. Al dejar la iniciativa a los estudiantes, se les permite reconocer y utilizar sus errores de desempeño. Esto, junto a la evaluación diagnóstica continua permite al docente emprender acciones sobre la marcha para llenar los vacíos.
Por otra parte, los desempeños de comprensión, además de ser de carácter constructivista, implican una reflexión profunda acerca de lo que se hace, lo que permite al estudiante ir más allá de las representaciones mentales o de la acción pura para construir comprensiones que le permitan solucionar problemas reales de manera creativa y flexible. Visto así, la enseñanza tiene como propósito que el alumno pueda comprender en profundidad el tema tratado, de modo que pueda desarrollar una mente crítica y abierta respecto al tema, reflexionando constantemente, lo que le ayudará a liberar su mente [13].
En resumen, una perspectiva constructivista que, más aún incorpore el uso de la tecnología informática, genera un clima de aprendizaje dinámico y participativo. Desde esta perspectiva debo, como docente, enfocar mi manera de enseñar situada en el paradigma constructivista, poniendo un gran énfasis en el uso de las TICs.

[2] Arancibia, Violeta (1990) Teorías del Aprendizaje. Revisión de corrientes actuales. CIDE, Santiago, 1990.
[3], [4] y [5] Shulman, Lee (2001) Conocimiento y enseñanza. Revista de Estudios Públicos, Nº 83, CEP, Santiago.
[6] Stone, Martha (comp.) (2006) Enseñar para la comprensión con nuevas tecnologías. Paidós, Argentina, p. 33.
[7] Arancibia, Violeta (1990) Teorías del Aprendizaje. Revisión de corrientes actuales. CIDE, Santiago, 1990.
[8] Shulman, Lee (2001) Conocimiento y enseñanza. Revista de Estudios Públicos, Nº 83, CEP, Santiago, p. 175
[9] Blythe, T. et. al (1999). La Enseñanza para la Comprensión. Guía para el docente. Paidós. Argentina.
[10] Novak, J. D. y Gowin, D. B. (1999). Aprendiendo a Aprender. Martínez Roca, Barcelona.
[11] Duarte, P. y Henao-Cálad, M. Concept Maps: Theory, Methodology, Technology. Proc. of the Second Int. Conference on Concept Mapping. A. J. Cañas, J. D. Novak, Eds. San José, Costa Rica (2006).
[12] Trilla, J. (Coordinador) (2002). El legado pedagógico del siglo XX para la escuela del siglo XXI. España: Graó.
[13] Fenstermacher, Gary y Soltis, Jonas (1999) Enfoques de la enseñanza. Amorrortu Editores, Argentina.